Para el año 2040 se espera que el número de fallecidos en las carreteras disminuya considerablemente en los países desarrollados. Y todo esto gracias a la conducción autónoma. Ésta es la previsión que tiene Allianz Partners según su informe titulado “La movilidad del futuro”.

Eventualmente los coches que hoy utilizan combustibles fósiles van a ser sustituidos por los vehículos eléctricos. Los avances tecnológicos en los coches autónomos revolucionarán por completo la seguridad en carretera. Los vehículos “se convertirán en auténticas plataformas de software”, según indicó Allianz Partners.

Por si fuese poco, no solo los coches autónomos presentan grandes cambios. Para esta transformación también se requieren ciudades completas adecuadas a estos vehículos. Carreteras y autopistas con conexiones rápidas y estables de internet.

Allianz Partners se basó en la visión de un futurista

Allianz Partners
Imagen referencial.

Hasta hace muy poco, la «ansiedad por el alcance» ha sido lo que ha impedido a los conductores comprar, según indicó el visionario Ray Hammond.

Arrendar con opción de compra o alquilar vehículos eléctricos no es muy popular aun. Hace solo unos años, los coches eléctricos más eficientes del mercado solo podían ofrecer un rango de 150-200 kilómetros. Es decir, podrían recorres estas distancias sin necesidad de parar para una recarga prolongada. Esto significaba que estos coches sólo eran adecuados para usos dentro de la ciudad.

Adicionalmente, la falta de una infraestructura de recarga exacerbó el problema. Por supuesto, los híbridos de combustibles fósiles/eléctricos eliminaron la preocupación por el alcance. Sin embargo, no eliminaron las emisiones. Según Hammond, se espera que estos híbridos también hayan desaparecido en su mayoría para el 2040.

Sin embargo, no se puede permitir que los vehículos totalmente autónomos salgan a las carreteras por sí solos. Los coches aun no pueden anticipar las acciones inesperadas de los conductores humanos a su alrededor. También existen muchas variables que se están analizando como por ejemplo el comportamiento de los peatones.

Hammond asegura que existen cuatro tendencias que influenciarán la transformación de la movilidad en el futuro. De hecho, en la actualidad ya hay presiones sobre los gobiernos para que apliquen los cambios urgentes en el transporte en carretera, pensando en el futuro de las ciudades.

Estas cuatro tendencias son: el rápido incremento de la contaminación en zonas urbanas, el cambio climático, la bajada del precio de generación de la en de la energía renovable y el desarrollo tecnológico para aumentar la capacidad de las baterías de los vehículos”, resume Hammond.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre