Gary Ryan fue víctima de un altercado con su bicicleta eléctrica. El hombre de 79 años salió con unas quemaduras leves, las cuales fueron tratadas en un hospital de Adelaida, en Australia. El motor eléctrico de su bicicleta tuvo un cortocircuito que provocó el incendio.

¿Qué ocurrió?

bicicleta eléctrica
Imagen de 9News, el canal de TV australiano que reportó el suceso.

Ryan pedaleaba en su e-bike junto a sus amigos por Corkscrew Riad, a 20 Km de Adelaida, cuando su asiento trasero ardió en llamas. Él rápidamente reacciona, dejando su bicicleta eléctrica en la carretera, cerca del bordillo.

Se alejó y vio cómo se propagaban las llamas. El fuego ocasionó la explosión de la batería de litio y de los cartuchos de CO2 que suelen llevar los ciclistas para inflar sus neumáticos. Parte de las llamas quemaron varios arbustos cercanos a la carretera.

Afortunadamente, las autoridades arribaron a tiempo al lugar, trasladando a Ryan a un hospital para tratar sus quemaduras y apagando las llamas.

La bicicleta eléctrica quedó inutilizable, pues el fuego había consumido el vehículo casi por completo.

¿Puede pasar con otras bicicletas eléctricas?

bicicleta eléctrica
Imagen de 9News

Luego de investigar, se descubre un hecho interesante: Técnicamente, esta bicicleta eléctrica en realidad no era para nada una bicicleta eléctrica. Era un modelo Pinarello Dogma F8 que había sido modificado con un motor eléctrico en la rueda trasera, según 9news, el canal de TV australiano.

Este hecho deja entrever que las condiciones para que ese motor estuviera instalado no eran las aptas. Éste falló en la subida de Corkscrew Road por el sobreesfuerzo al sistema, ocasionando el cortocircuito.

Por lo tanto, se puede clasificar como un incidente aislado. Las bicicletas eléctricas comercializadas sí cuentan con un sistema seguro, acorde con los requerimientos. La bicicleta de Ryan, en específico, no cumplía con ningún estándar.

Advertencia para todo el mundo

Las autoridades recomiendan no hacer este tipo de modificaciones, pues eventos como estos están más propensos a suceder. Para ser una bicicleta eléctrica comercializada, esta debe cumplir con estándares de seguridad y de calidad. En cambio, aquellas ensambladas por aficionados tienden a fallar.

En esta ocasión fueron únicamente unas leves quemaduras. Las autoridades recomiendan ser precavidos antes que un suceso más grave tenga lugar.