Los vehículos de movilidad personal (VMP) han sido una innovación importante dentro de la tecnología sustentable y de consumo. Pero las constantes ordenanzas y restricciones han creado un escenario de incertidumbre que han perjudicado las ventas de patinetes eléctricos.

Los patinetes eléctricos son los VMP que más han gozado de popularidad dentro de España. Las compañías de alquiler y las desarrolladoras, han contribuido a que la fiebre del patinete se expandiera rápidamente.

Durante la temporada decembrina, los patinetes eléctricos parecían ser uno de los regalos idóneos para las fiestas. Sin embargo, en el último trimestre del año 2018 se intensificaron los reglamentos por parte de los Ayuntamientos.

Causas y consecuencias

ventas patinetes eléctricos

Las tiendas donde se ofertan VMP, aseguran que las ventas de patinetes eléctricos han caído hasta un 70%. A su vez aseguran que el desinterés en la compra de estos vehículos se debe a varios factores. Uno de ellos la retirada de patinetes de las calles por parte de las compañías de alquiler.

Los ayuntamientos han puesto condiciones bastante exigentes para las compañías prestadoras de servicios de movilidad. Lo que ha motivado a que varias retiren los patinetes eléctricos hasta ajustarse a la normativa. En algunas ciudades donde la operatividad de estos VMP comienza, se les solicita concursar a las empresas y cumplir con requisitos sociales para optar por una licencia.

Otro factor influyente es la carencia de una normativa definitiva. Los usuarios potenciales de patinetes eléctricos se abstienen de hacerse con la compra de uno por temor a no poder usarlo luego y perder su dinero. Y es que desde la popularización de estos VMP se espera la emisión de una regulación nacional que ponga en claro las reglas del juego.

La oleada de normativas ha sido propiciada principalmente por peatones que han sido víctimas de algún accidente con patinetes. La imprudencia de algunos conductores con el límite de velocidad al ir por las aceras, y la osadía de algunos de ingerir licor durante el recorrido, terminó de encender las alarmas en las autoridades.

Es prudente que la reglamentación para el funcionamiento de los patinetes se aclare pronto, a fin de no mancillar la imagen y el éxito que han tenido los VMP. Estos han traído beneficios para los usuarios y el ambiente, al ser eléctricos y ser libres de emisiones de carbono.