El carsharing en España ha experimentado una expansión significativa. Los usuarios han cambiado su manera de pensar respecto al uso de coches compartidos en lugar de sus coches particulares. La preferencia de los usuarios se ve influenciada por la tipología del coche, el costo de las tarifas y la cobertura del servicio. La evolución ha sido corroborada por  la compañía Drivy con base a una encuesta realizada a 1.157 usuarios de las 6 ciudades europeas donde tiene presencia.

La justificación del estudio

Drivy oferta a sus clientes la modalidad round-trip. Al terminar de usar el coche la persona debe entregarlo en el mismo punto o estación en donde lo recibió. La empresa apuesta por el uso compartido de coches para trayectos interurbanos que permite salir de los límites de ciudades como Madrid y Barcelona.

Drivy España

En 2018, los servicios que presta Drivy le reportaron un crecimiento superior al 60%. Solamente entre los usuarios del carsharing en España alcanzó una tasa de crecimiento de 90%. El éxito obtenido por la empresa le motivó a realizar el estudio para comprobar los efectos del uso repetido del servicio. También serviría para explicar cuál es la concepción de los españoles sobre la modalidad y el rol que desempeña en ésta el uso del coche privado.

Los resultados obtenidos

El 72% de los encuestados afirmó que no dispone de vehículo propio. Dentro de este grupo, el 65% decidió vender el coche para sólo utilizar el sistema de movilidad compartida o transporte público. Además, el 40% sostuvo que el hecho de disponer de carsharing en España había frenado sus intenciones de comprar un segundo coche. Por otra parte el 14% afirmó querer vender su coche en un futuro y el 40% aseguró conducir menos desde que empleaban el carsharing.

En el caso particular de DRIVY, el estudio reveló que sus usuarios repiten en promedio 5.9 alquileres durante el año. Esto contrastó con sus primeros años de vida en el carsharing en España, cuando cada usuario reservaba solamente 1.5 veces al año. En general el estudio vino a corroborar lo que todos los españoles habíamos intuido el carsharing en España está en plena evolución.