El auge que han tenido los patinetes eléctricos en España ha generado un impacto sobre la industria automotriz. El 2018 cerró con una estadística baja para la venta de ciclomotores, pues los números no alcanzaron ni el 10% de motocicletas vendidas.

Factores influyentes

Evidentemente toda gira en torno a la preferencia de los ciudadanos por conducir un patinete eléctrico. Son mucho más económicos, novedosos y accesibles dentro del mercado de movilidad. La variedad patinetes que existen y las compañías de alquiler han motivado el uso y preferencia por este vehículo de movilidad personal (VMP). Aunque la velocidad de un patinete no se compare a la de un ciclomotor, cumple funciones similares a menor costo y comodidad.

eCooltra Patinetes
Las motos compartidas podrían ser quienes impulsen el futuro de la industria.

Otro factor influyente son las regulaciones, siendo los patinetes la opción menos restrictiva por la ley para su uso. El aparcamiento es otro aspecto importante, puesto que es más cómodo para un conductor aparcar un patinete o plegarlo al llegar a su sitio de destino.

Uno de los contras que han contribuido al descenso de ventas de ciclomotores es la normativa regulatoria de emisiones de gases de combustión Euro 4. Los patinetes por ser eléctricos tienen ventaja en este sentido, pues fueron concebidos para la protección del ambiente al no generar emisiones de carbono.

Motosharing

Ante el cambio de era que sufren los ciclomotores la solución para esta industria parece estar en el Motosharing. El secretario general de Anesdor (Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas) José Riaño, considera que el futuro de la industria se encuentra en el servicio de motos compartidas.

El alquiler de motos eléctricas en España está por encima de los vehículos a motor. Además, las compañías de Motosharing, han motivado el mercado lo suficiente para competir con las de alquiler de patinetes eléctricos.