El empresario multimillonario Elon Musk hizo una breve aparición pública el martes por la noche para desvelar el primer túnel completado por The Boring Company, la empresa de tránsito subterráneo que lanzó hace dos años como un remedio ambicioso para el infame tráfico pesado de Los Ángeles.

En una presentación de 30 minutos realizada y retransmitida en directo, Musk reveló un segmento de túnel de 1.14 millas (1.83 km) recién terminado. Se trata de un avance en la tecnología de excavación rápida y de bajo costo, posicionándose como pionera su incipiente empresa de túneles, The Boring Company.

Musk ha anunciado que el túnel de prueba de concepto es un primer paso hacia el desarrollo de una red subterránea de alta velocidad capaz de arrastrar vehículos y peatones por debajo del tráfico de las calles «destructoras de almas» de la segunda ciudad más grande de Estados Unidos, Los Ángeles, a una velocidad de 150 millas por hora (240 km/h). Pero tal sistema todavía tiene un largo camino por recorrer.

El nuevo túnel fue excavado a lo largo de un camino que atraviesa no Los Ángeles, sino el pequeño municipio adyacente de Hawthorne, donde The Boring Company y la firma de cohetes espaciales SpaceX tienen su sede.

El tráfico de LA enloqueció a Elon

Elon Musk, más conocido por ser el dueño y líder de la compañía de energía y fabricante de coches eléctricos Tesla, lanzó su incursión en el transporte público después de quejarse en Twitter en diciembre de 2016 de que el tráfico de LA estaba «volviéndolo loco», prometiendo entonces «construir una máquina de taladrar y simplemente empezar a cavar».

En mayo, la compañía enseñó al mundo una vista previa del túnel Hawthorne, publicando un video de su cámara interior, que avanzaba a gran velocidad a lo largo del pasillo cilíndrico, que mide unos 12 pies (3,7 m) de diámetro.

Los coches de Tesla reciben ruedas laterales para viajar por el túnel.

El martes, Musk aseguró que el coste total para el segmento terminado fue alrededor de 10 millones de dólares, incluido el costo de la excavación, la infraestructura interna, la iluminación, la ventilación, los sistemas de seguridad, las comunicaciones y la pista. Para circular por ella, The Boring Company instaló un sistema de propulsión y unas ruedas laterales en los coches eléctricos de Tesla, que sirvieron para la demostración.

En comparación, dijo, cavar una milla de túnel por métodos de ingeniería «tradicionales» cuesta hasta mil millones más y demora entre tres y seis meses en completarse. Musk se jactó de varias innovaciones en la reducción de costos, que incluyen máquinas de perforación de mayor potencia, excavación de túneles más estrechos, aceleración en la eliminación de suciedad y excavación y refuerzo simultáneos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here