La industria de la conducción autónoma rusa viene con todo para hacerse de las carreteras de Europa. Es que ha sacado un camión autónomo y totalmente eléctrico que ha llamado Gruzovikus. Bien podría pensarse de este gigante que será una especie de Terminator para los conductores de camiones. Al mejor estilo de la serie de películas de ciencia ficción.

La cabina inteligente del Gruzovikus

Gruzovikus

Así es la cabina de este camión autónomo. No verás en ella ningún dispositivo ni artefacto de los que emplean los humanos para conducir. Como dispone de sensores y tecnología de inteligencia artificial, ya no son necesarios espejos retrovisores, asientos, ni puertas y ventanas.

En vez de ello, el Gruzovikus tiene una inmensa pantalla plana diseñada especialmente para disminuir la resistencia del aire. Al mismo tiempo, evita que el sucio y humedad interfiera con los circuitos y sensores encargados de mantener al camión autónomo en la ruta correcta.

Es este sistema el que controla al Gruzovikus. El camión autónomo dispone de una serie de cámaras y sensores ubicados en su parte frontal, los cuales recogen permanentemente  la información del contexto durante el movimiento del vehículo.

De esta manera, los sensores pueden emitir señales a los actuadores de conducción autónoma para que ejecuten acciones oportunas ante cualquier eventualidad. Por ejemplo, detectan a suficiente distancia la obstrucción de la vía, emitiendo señales al sistema de freno y aceleración del Gruzovikus para evitar colisiones.

La selección parece obvia

Gruzovikus

Adquirir una flota con unidades con características similares a las del camión autónomo Gruzovikus, sería una alternativa lógica para las grandes  empresas de transporte terrestre de mercancías.

Todas las regulaciones que están sobre la mesa sobre las emisiones libres de gases contaminantes al ambiente así lo apuntalan. Queremos un planeta limpio, donde cada día se usen más las energías alternativas ecológicas. Esto es precisamente lo que propone el camión eléctrico Gruzovikus.

Pero no es solamente esta razón que fomentaría la reducción de los camioneros. Es que la conducción autónoma del Gruzovikus elimina las paradas en las rutas requeridas por los conductores para su alimentación. Por lo tanto, disminuye el tiempo de entrega de los productos transportados.

Por otra parte, las empresas de transporte también verían reducido el riesgo de accidentes de sus unidades en carretera originados por errores o fatiga de los camioneros.

Finalmente, la posibilidad de poder controlar la flota de vehículos autónomos desde una central automatizada, es otra característica que abarataría los costes en comparación con centrales de control operadas por personal humano.

Fuente: Driving Eco.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre