Las grandes mentes están en todas partes y tienen muchas formas… y edades. Caroline Crouchley, una estudiante de 13 años de edad, habitante de Nueva York, ha demostrado con su ingenio, que el diseño del sistema del tren de alta velocidad de Elon Musk, el Hyperloop, no es potestad exclusiva de genios de la ingeniería. 

La creatividad infantil

La niña no solo logró resolver un problema de diseño del Hyperloop, sino que su propuesta se basa en una solución ecológica. Y es que para los niños no existen límites en su imaginación, por eso su ingenio les presenta soluciones que los adultos no son capaces de ver.

Este tren de alta velocidad, con capacidad para atravesar todo un continente a casi 1.000 km/h en un tubo de acero de baja presión, integra el trabajo de varias compañías que ya están trabajando en pruebas avanzadas. Sin embargo, ha tenido algunos inconvenientes para alcanzar esa velocidad en espacios cerrados como los que se presentan en un túnel.

Y es precisamente sobre este aspecto donde Caroline Crouchley hace su aporte. Con éste, ganó el segundo lugar en el desafío anual 3M Young Scientist Challenge. Ella propuso una solución en el diseño del sistema Hyperloop, para lograr que este tren de alta velocidad sea más eficiente: Construir tubos neumáticos al lado de las vías que ya existen.

La propuesta para el Hyperloop

caroline crouchley hyperloop
Caroline Crouchley presentando su propuesta. [Cortesía: 3M Young Scientist Challenge].

Con este sencillo planteamiento, realizado por una niña, y que consiste en el uso de tubos de neumáticos, se reducirían los costos de infraestructura y, también, se evitaría o disminuiría el riesgo potencial de seguridad, que implicaría impulsar a los pasajeros en el vacío.

En tal sentido, Caroline Crouchley comentó a CNN Travel: “Señalé el transporte como algo en lo que quería trabajar porque si podemos hacer que los trenes sean más eficientes, entonces podemos eliminar la cantidad de automóviles, camiones y autobuses en las carreteras”.

Entre los motivos para la propuesta de Crouchley, están los frecuentes viajes en tren realizados por su padre y su hermano, quienes usan regularmente este medio de transporte para trasladarse hasta Nueva York y a veces se tardan mucho en llegar.

Además, participó en el Desafío de Jóvenes Científicos, en el que estudiantes de secundaria en Estados Unidos deben enviar un video donde se describa una solución ingeniosa a un problema cotidiano.

Una propuesta bien sustentada

Es importante resaltar que previamente a presentar su propuesta, la joven estudiante realizó su propia investigación. Como ella lo afirma: “después de inspirarme, investigué mucho sobre mi diseño y sobre el Hyperloop y el Maglev. Puse mi diseño en papel y luego lo puse en Autodesk Inventor”.

Adicionalmente, Crouchley tiene muy buenos argumentos para apoyar su propuesta: “Mi diseño puede ser menos costoso y más eficiente que la tecnología de trenes actual que ya existe. También es más seguro que el Hyperloop. Mi diseño puede depender de energía 100% renovable, por lo que elimina la necesidad de un motor diesel o un motor eléctrico, lo que hace que el tren sea más ligero para que pueda moverse más rápido”.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre