Actualmente, cuando se habla de la eficiencia de un vehículo se involucran muchas variables. Básicamente, la autonomía y el tipo de energía que usan. Sin embargo, poco se considera la capacidad de carga. Ahora, incluyendo esta variable e integrándole el aspecto ecológico, es posible catalogar a las bicicletas eléctricas de carga, como uno de los vehículos más eficientes fabricado, hasta los momentos.

La máquina más eficiente alguna vez creada

Cuando el líder comunitario y ganador del Premio MacArthur «Genius» y del Premio Goi Peace 2011, Bill Strickland afirmó:

La bicicleta es la máquina más eficiente alguna vez creada: convirtiendo calorías en combustible, una bicicleta consigue el equivalente de tres mil millas por galón. Una persona pedaleando una bicicleta usa la energía más eficientemente que una gacela o un águila y las bicicletas con marco triangular pueden cargar unas diez veces su propio peso, algo que ningún automóvil o avión pueden igualar”.

Quizá no tenía en su mente el valor agregado que le da a esa eficiencia, un motor eléctrico. Y es que el aspecto ecológico incide directamente en la eficiencia de las bicicletas eléctricas de carga. En este sentido, los vehículos que empieza a comercializar la alemana Tretbox, ahora conocida como Ono, constituyen un buen ejemplo. Por algo en esta empresa hablan del “transporte pionero de mercancías sin emisiones dentro de las ciudades”.

Bicicletas eléctricas de carga: el cambio en la movilidad urbana

ono bicicletas electricas de carga

La inaplazable búsqueda de soluciones logísticas urbanas sostenibles, ha guiado a esta empresa en el desarrollo de sus bicicletas eléctricas de carga, libres de emisiones y que integran las ventajas de una bicicleta, con las características de una furgoneta. Entre éstas: durabilidad, confiabilidad y capacidad de carga. Además, incorporan una cabina para proteger al conductor.

Con un coste operativo realmente bajo, esta bicicleta eléctrica está capacitadas para transportar una carga de hasta 220 kilos y más de dos metros cúbicos. Viene equipada con un contenedor extraíble, de fácil introducción o retiro, mediante una rampa, por lo que es muy útil para los servicios de reparto urbano.

Y este no es el único segmento para el que las bicicletas eléctricas de carga son atractivas. Los pequeños y medianos comerciantes, que requieren alternativas para movilizar sus mercancías en zonas urbanas con restricciones para vehículos con motor de combustión, catalogan a este transportador asistido por pedal (PAT) como un vehículo más eficiente. 

Adicionalmente, el diseño y tamaño de estas bicicletas eléctricas las libera de los problemas para aparcar, propios de otros vehículos y también facilita su desplazamiento por áreas urbanas congestionadas.

Y hablando de regulaciones…

Quienes operan estas bicicletas eléctricas de carga no requieren un permiso especial para conducirlas, tampoco ameritan seguro obligatorio ni pagar el impuesto de circulación. Ventajas que son muy apreciables para los futuros propietarios.

Superadas con creces las pruebas piloto, la edición limitada de estos vehículos pioneros, ya dio inicio a su comercialización. Eso sí, exclusivo para el mercado de Berlín, con entregas previstas para el verano 2020.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre