Los vehículos autónomos parecían una utopía hace algunos años atrás y eran solo escenas de películas futuristas. Ya no más. Resulta que los coches autónomos han llegado para quedarse y todo apunta a que las grandes empresas automotrices seguirán expandiéndose.

Los vehículos autónomos son cada vez más funcionales y se espera que en poco tiempo estén en los principales mercados. 

Grandes empresas tecnológicas como Alphabet, IBM, Apple, Google y Amazon están invirtiendo grandes sumas de dinero en proyectos propios. Por su parte compañías como Nvidia, Intel y los gigantes de la industria automotriz Ford, Tesla, Nissan no se quedan atrás. También  compañías de servicios de viajes como Uber y Lyft están en su propia carrera.

Con todas estas compañías en la competencia la tecnología de vehículos autónomos parece indetenible. Pero, ¿Qué queda para las pequeñas empresas?

Una gran oportunidad para las pequeñas y medianas empresas

coches autónomos
El vehículo autónomo de Uber

Mientras que la industria automotriz continúe creciendo, se requerirá de mucha ayuda externa. Es esta la brecha donde las pequeñas empresas pueden entrar y hacerse un espacio por sí mismas.

Muchas de las empresas emergentes están aprovechado esta tecnología reciente. Algunas pequeñas empresas ayudan a desarrollar tecnología de detección de luz y alcance más rentable. Otras en cambio están optando por las alternativas de tecnología inalámbrica automotriz para desarrollarse.

Las nuevas compañías de software también pueden jugar un papel trascendental, ya que existe la necesidad de crear servicios para los propietarios de vehículos autónomos. Llegará el momento en que los coches autónomos necesitarán conexión a internet 24/7. Cuando eventualmente exista un sistema que  manejar el volante por completo, los pasajeros humanos no tendrán mucho por hacer en el vehículo. En este punto los desarrolladores de software y aplicaciones jugaran su rol.

coches autonomos
Coche autónomo de Ford

La inteligencia artificial en los vehículos sin conductor será tan avanzada que reconocerá los hábitos, emociones y las necesidades de los usuarios. Las nuevas empresas de inteligencia artificial podrán configurar sus sistemas para conectarse a hogares inteligentes y recordarle al usuario que se está quedando sin leche, por ejemplo.

Los vehículos autónomos sabrán con exactitud la ubicación del usuario y darán recomendaciones de lugares para comer o algunos tragos. Si la inteligencia artificial detecta el usuario adormecido podrá reproducir música o detenerse en algún lugar para un descanso. Incluso las cámaras instaladas alrededor del vehículo podrán hacer una verificación del historial del automóvil. Algo útil para cualquier accidente o algún boletín para información policial. 

Lo cierto es que las pequeñas y medianas empresas tienen una gran cantidad de vacantes para tomar un puesto en esta tecnología de vehículos autónomos.

Summary
Author
Publisher Name
PerSEO