Protección Civil ha activado la alerta este jueves debido a las previsiones, por parte del Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC), de un incremento en la intensidad de las lluvias en todo el litoral y prelitoral de la provincia de Barcelona. El Plan Especial de Emergencias por Inundaciones (INUNCAT) continúa todavía activo porque, por un lado, las precipitaciones en el área metropolitana de Barcelona, especialmente en las comarcas del Baix Llobregat y el Vallés Occidental no remiten, y por el otro, porque está previsto que las intensas precipitaciones –y con ellas las inundaciones que están afectando a cientos de catalanes– se desplacen hacia las comarcas de Girona y Terres de l’Ebre.

El Servicio Catalán de Tránsito ha informado de diversos accidentes y colas kilométricas en los accesos de Barcelona esta mañana, la Autoridad del Transporte Metropolitano ha reportado cortes, incidencias y retrasos en varias líneas de tren y metro, mientras que los Bomberos han registrado decenas de salidas, la mayoría de ellas por inundaciones, pero otras por árboles caídos, accidentes y daños en el mobiliario urbano. Sin necesidad de entrar en detalles acerca de los destrozos, resulta evidente que algo está motivando que cada vez se den este tipo de fenómenos con mayor frecuencia. Lo peor de todo es que la situación va cada vez a más.

Vaya acostumbrándose a las inundaciones…

Si usted es uno de los que, como yo y como otros cientos de miles, se han visto afectados por las inundaciones que se han dado en el día de hoy en la provincia de Barcelona, lamento decirle que lo mejor es que vaya acostumbrándose. Según las previsiones de Ecologistas en Acción, el riesgo de inundaciones seguirá aumentando en España debido al efecto del cambio global: el cambio climático provocará frecuentes episodios de lluvias intensas acompañadas de inundaciones. Además, el cambio de usos del suelo incrementará el riesgo al que se exponen personas y bienes a causa de las inundaciones. Esto generará, con más frecuencia de la que desearíamos, pérdidas económicas y humanas. Pero eso no es todo, pues el calentamiento global es tal que ya está afectando al comportamiento de las precipitaciones, modificando las épocas en que se producen las inundaciones en Europa.

…y al calor extremo y el paisaje desértico

«Aunque se cumplan los objetivos del acuerdo de París (limitar el ascenso de la temperatura a entre 1,5 y 2 grados a final de siglo), los paisajes mediterráneos cambiarán y los biomas más secos avanzarán hacia el norte», asegura Joel Guiot un investigador francés del Centro Europeo de Investigación y de Enseñanza de Geociencias Ambientales (CEREGE). La estrecha franja verde del norte de África desaparecerá y un tercio de España será un desierto idéntico al de Tabernas. Paisajes que no han cambiado en 10.000 años, ahora serán borrados de la faz de la tierra por la acción humana. Si no se reducen las emisiones de CO2 más allá de lo exigido por el acuerdo de París, estaremos condenados a sobrevivir a inundaciones cada vez más frecuentes e intensas, a olvidar el verde de los bosques y a acostumbrarnos al calor del desierto.

La solución es aparcar el coche

Aunque, en España, cada persona emite 9,59 toneladas de CO2 por año, afortunadamente todavía estamos a tiempo de revertir la situación. Los sectores económicos que emiten más gases de efecto invernadero son la electricidad (24%), el transporte por carretera (21,7%) y la industria (16,3%), y de estos tres, en el que el consumidor tiene mayor poder de decisión es en el transporte.

Los VMP (Vehículos para la Movilidad Personal) son ventajosos, limpios y económicos.

Según datos de la AEC, soluciones tecnológicas como el carsharing vienen a sustituir entre 13 y 15 coches privados por coches eléctricos no contaminantes. Se trata de una forma limpia y económica de eliminar vehículos contaminantes de nuestras ciudades y agilizar el transporte por carretera, causando un efecto beneficioso múltiple. Por otro lado, el patinete eléctrico es una alternativa para los desplazamientos urbanos de menor distancia a la que muchos ciudadanos están optando. Además de ser rápido y ágil, el patinete eléctrico es limpio y mucho más económico que mantener un coche. El motosharing es otra de las tendencias que está cambiando la forma de entender los desplazamientos en las ciudades. La altísima disponibilidad de este tipo de vehículos para la movilidad compartida en las principales ciudades españolas y su reducido coste han convertido el coche privado un lujo muy caro y poco inteligente.

Ha llegado el momento de salvar el planeta del colapso.

Es hora de aparcar el coche y abrazar la nueva movilidad.

Sobre Nueva Movilidad

La Nueva Movilidad ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Detrás de www.nuevamovilidad.com hay un equipo joven y dinámico con gran interés en la tecnología y un gran sentimiento por la comunicación. Nueva Movilidad es el medio que reúne todas las alternativas al automóvil como vehículo de transporte personal y recoge las noticias más relevantes de un sector en pleno auge y rápido crecimiento. Si deseas unirte a este cambio, sigue Nueva Movilidad en las redes sociales y solicita suscribirte a la newsletter.

¿Tienes un comentario? Nosotros queremos escucharte.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre