H2-Industries, empresa innovadora en soluciones para almacenamiento de energía, se une con Nobiskrug, astillero que ya ha implementado novedosos procesos en la industria del transporte marítimo. Estas dos organizaciones integran esfuerzos y recursos para construir el primer barco con propulsión totalmente eléctrica, usando la tecnología LOHC (por sus siglas en inglés): portador de hidrógeno orgánico líquido.

El progreso innovador en el camino de las energías limpias y la preocupación por el ambiente, son claros indicativos de que estas empresas, guías en sus correspondientes sectores, marcan la ruta a seguir por el transporte eléctrico marítimo. Con el desarrollo de tecnologías que eviten las emisiones de CO2, a través de una operación totalmente eléctrica sin hidráulica o combustible diésel tradicional, se puede reemplazar el motor de combustión actual.

Hidrógeno + aceite líquido LOHC = energía limpia y segura

Diseño referencial de un yate eléctrico

Las empresas apuestan por el hidrógeno como la energía del futuro, que además se puede almacenar y transportar en aceite líquido LOHC, de forma similar al diésel. El LOHC se comporta de manera eficiente, es poco inflamable y no explosivo, también cuando se trabaja con hidrógeno, lo que implica una energía limpia y segura. Este portador de hidrógeno orgánico líquido, LOHC,  a través de un proceso químico, se une al hidrógeno, posibilitando el almacenamiento de este último sin tener que presionarlo o congelarlo.

Adicionalmente, Nobiskrug y H2-Industries, a través de la recopilación de datos e información, buscan determinar la manera de adaptar y aplicar esta tecnología que usa energía limpia, para la operación diaria y en embarcaciones mayores, tanto de peso como de tamaño. Es decir, este primer yate eléctrico con uso de LOHC constituye un proyecto piloto, no solo de carácter tecnológico, también desde el punto de vista ambiental, con el que se busca impulsar una mayor adopción a la mencionada tecnología.

Lograr un gran avance en el camino para cuidar el medio ambiente, es la propuesta de Nobiskrug y H2-Industries con el primer yate eléctrico que cuenta con LOHC: Portador de Hidrógeno Orgánico Líquido.