El 14 de julio pasado, la explosión de la batería de un patinete eléctrico causó un incendio en una vivienda en Alicante. La explosión se originó por causas que se desconocen. El Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) alertó que ya son varios los incendios en los últimos meses provocados por las baterías de los patinetes eléctricos. 

A pesar de estos casos, ¿es normal que algo así suceda?  Según el el profesor de Química Ambiental de la UB Xavier Giménez estos sucesos son aislados. Si bien las baterías de litio tienen más posibilidades de incendiarse en comparación con otras, la explosión nunca se produce en condiciones normales, tiene que haber un problema detrás.

Tres causas que pueden provocar una improbable explosión de un patinete eléctrico

Giménez señala que hay tres situaciones que pueden causar la explosión: una carga con una fuente demasiado potente, una unidad defectuosa en la batería, o un golpe en la batería.

La primera situación es la más común. El usuario carga la batería del patinete eléctrico con una fuente demasiado potente para cargarla más rápido de lo que las especificaciones del vehículo permiten. Para evitar esto, el usuario debe leer y respetar las instrucciones del fabricante. Cada patinete  viene con un cargador oficial de ese modelo exacto, y con unas  especificaciones determinadas: un voltaje y amperaje específicos, unos valores concretos que proporciona el fabricante. 

La segunda situación que podría derivar en una explosión de la batería es que la unidad sea defectuosa y que eso produzca el cortocircuito. Esto no es un problema habitual. Sin embargo, como todos los productos, es mejor gastarse un poco más de dinero en el producto inicial en las piezas. De esta manera el usuario no se arriesga a que la mala calidad tenga consecuencias graves. Las dos variables más importantes de la batería son el voltaje y la capacidad.

Precaución con los choques y golpes del patinete eléctrico

La tercera situación que describe Giménez es que el usuario haya dado un golpe a la batería o que haya tenido un choque. El riesgo es que la batería se haya dañado pero que el usuario la siga utilizando. Esto puede ocasionar una explosión durante la carga. Lo más recomendable es llevar el patinete eléctrico a revisar, para evitar situaciones peligrosas e inesperadas.

La batería de litio de los patinetes eléctricos está compuesta de dos electrodos unidos por el electrolito. Esta sustancia permite que la batería libere la electricidad de a poco. De forma que si durante el proceso de carga uno de estos elementos falla, la batería se calentará hasta llegar al punto de la explosión. El SPEIS ha recomendado no cargar las baterías durante la noche y tenerlas vigiladas para prevenir este tipo de incendios.

Vía | La Vanguardia

Más sobre patinetes eléctricos en Nueva Movilidad:

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre