La era del carsharing o de los coches eléctricos compartidos ha llegado a Zaragoza. Y qué mejor manera de hacerlo que a través de Alma, la Start-Up española encargada de brindar este novedoso servicio para la ciudad aragonesa. Sin embargo, la propuesta de Alma es un poco distinta a las ya conocidas.

Primavera en Zaragoza con coches compartidos

El servicio de coches eléctricos compartidos en Zaragoza estará disponible a partir de la primavera de 2020. Constará de un despliegue de una centena de vehículos eléctricos que se sumarán a otros medios de la nueva movilidad, como las bicicletas, las motos y los patinetes compartidos.

No obstante, y como mencionamos, Alma espera que este servicio sea prestado en un ambiente colaborativo. Es decir, que los usuarios serán los encargados de velar por recargar las baterías de los coches. Esto, se traduce en una importante reducción de los costos operativos y de mantenimiento para la compañía.

coches eléctricos compartidos en Zaragoza

Esto es un cambio radical en el tipo de negocios que ofrecen la movilidad como servicio (MaaS). Es común ver que las empresas de motosharing, carsharing y bicisharing, además de las de patinetes eléctricos, disponen de un área y de un personal encargado de la puesta a punto de sus vehículos.

Para la concejal de movilidad de Zaragoza, Natalia Chueca, este proyecto «complementaría el transporte público y los servicios de movilidad compartida ya existentes con el firme propósito de reemplazar el uso del coche privado«. Asimismo, desde el Ayuntamiento estiman que esta propuesta de economía colaborativa es una solución innovadora.

Dónde encontrar el carsharing en Zaragoza

A diferencia de muchos otros servicios de coches compartidos, en Zaragoza se verá algo poco convencional. Alma no tendrá una base de operaciones fija donde ir a buscar, retirar y entregar los coches. Sus usuarios, sólo localizarán el coche disponible más cercanos a su ubicación mediante una aplicación móvil.

Este es el segundo intento de una empresa prestadora de servicios de movilidad compartida con coches. El primero ocurrió en 2012, con la compañía Hellobyecars. Lamentablemente, esta iniciativa no gozó del respaldo gubernamental y terminó por desaparecer. Pero, gracias al cielo, hoy los tiempos son otros.

Fuente: Heraldo.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre