Bosch, la compañía de innovación tecnológica y automovilística, se propone lanzar al mercado un nuevo segmento de transporte. Se trata del vehículo autónomo de Bosch, un coche con forma de caja que será mostrado en el Consumer Electronic Show 2019 (CES 2019).

En sí, la compañía no tiene entre sus planes fabricar el vehículo autónomo de Bosch. Sólo está a cargo del diseño e ingeniería únicamente. La parte manufacturera caerá en las manos de organizaciones como Volvo, que cuentan con el equipo y trayectoria necesarios. Por supuesto, muchas de las partes necesarias las proveerá Bosch.

Características del vehículo autónomo de Bosch

Vehículo autónomo de Bosch

El vehículo autónomo de Bosch tiene forma de caja para optimizar el espacio. La distribución de asientos permite comodidad y funcionalidad. Se tienen en mente varias distribuciones para distintos escenarios. En la mayoría existen cuatro asientos, y las ventanas permiten apreciar tanto el exterior como el interior.

Contará con cuatro pantallas configurables, que podrán ser usadas con distintos fines. Ver películas usando Stream, tomar la pantalla y leer un libro, ver el progreso del viaje serán algunos de ellos. El sistema de información dará los estados del clima y recomendaciones turísticas.

El vehículo autónomo de Bosch proporcionará Wi-Fi a los pasajeros durante el transcurso del traslado.

Para mejor control, el servicio de transporte estará estructurado en torno a una plataforma con acceso vía aplicación, de modo que se puede acceder a información de paradas y mejores rutas desde la comodidad de la mano.

La automatización llega a niveles más altos

Vehículo autónomo de Bosch

Gracias a su sistema de cámaras y sensores, el vehículo autónomo de Bosch detectará si los pasajeros han olvidado sus pertenencias allí, avisándoles. Ninguna goma de mascar pasará desapercibida, pues el escaneo completo la detectará. Esto hasta tal punto que el mismo transporte sabrá cuándo debe ser limpiado.

Los sistemas internos sabrán si se cuenta con la suficiente carga para completar un viaje, cuánto recorrido le queda, y el momento óptimo para que el vehículo se retire a reponer baterías.

Es una gran inversión, pero Bosch está consciente de ello y está dispuesta a apostar por el futuro de los coches autónomos. En este diseño, ellos fabrican el sistema de freno, los sensores ultrasónicos, los radares y los componentes de manejo.

Si se cumplen sus afirmaciones de que para 2020 habrán más de un millón en China, Europa y Estados Unidos; y que para 2025 ese número subirá un 150%, Bosch se está asegurando un buen lugar en el nuevo mundo.

Vehículo autónomo de Bosch

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre