En una publicación reciente realizada por la Comisión Europea, se propone la flexibilización de la aplicación del IVA a una lista de productos, permitiendo a los países miembros poder reducir las tasas que se venía aplicando a los mismos. Sin embargo, la propuesta ha causado molestia entre los comerciantes de bicicletas eléctricas, pues se ha excluido a las mismas de la lista propuesta.

Como lo menciona un comunicado de la Federación Europea de Ciclistas y la Confederación de la Industria Europea de la Bicicleta, en la actualidad las bicicletas eléctricas son consideradas dentro de la misma categoría que incluye a los vehículos propulsados por combustibles derivados del petróleo, como gasolina, gas o gasóleo. Esto significa que la tasa mínima de IVA que puede aplicárseles es del 15 %. Lo cual, según estas organizaciones, es ilógico puesto que el uso de bicicletas eléctricas implica beneficios sociales, ecológicos y sustentables.

Las bicicletas eléctricas traen beneficios para todos

Además de reducir las emisiones de carbono, son un medio de transporte saludable.

La promoción de las bicicletas eléctricas como medio de transporte, responde a las políticas de muchos países miembros de la Unión Europea para contrarrestar los efectos de contaminación ambiental que genera el CO2 emitido por los automóviles a combustión de gas o gasolina, además de ser un sistema de locomoción que contribuye en el bienestar social general de las personas. Esto implicaría una reducción presupuestaria gubernamental en salud. En consecuencia, las Organizaciones referidas han solicitado que se incluya a las bicicletas eléctricas entre los productos exentos de IVA.

Anteriormente, también la Comisión Española de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados, en sesión del martes 20 de febrero, habría propuesto la reducción del impuesto de bicicletas tanto eléctricas como las de tracción humana. Así como la inclusión de las primeras dentro del plan MOVEA, impulsado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de España, pues favorecía abiertamente la adquisición de automóviles en detrimento del uso de las bicicletas eléctricas.

Pareciera entonces, que existe un doble discurso o posiciones antagónicas en los entes gubernamentales. Por una parte, se expresa la intención de combatir decididamente al calentamiento global y la contaminación ambiental; mientras que, por otro lado, algunas de las medidas que aprueban no apoyan las recomendaciones que existen en este sentido. ¿Cuál será la verdadera razón de no exonerar a las bicicletas eléctricas del IVA? ¿Obedecen las políticas al respecto, a lo que necesitan los habitantes europeos?

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre