Falta poco para que lleguen las navidades. Y la municipalidad tiene un regalo especial para los ciudadanos de Barcelona. Se espera, que en el mes de diciembre, sea aprobada la ordenanza que regula la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de la ciudad. Formulada con base en experiencias de otras ciudades a nivel mundial, entrará en vigor para enero de 2020.

El impacto de la Zona de Bajas Emisiones en Barcelona

ZBE Barcelona Zona de Bajas Emisiones

En el acto de presentación de la ZBE en el Ayuntamiento de la capital catalana, se hicieron presentes distintas autoridades de la ciudad. Entre éstas, se encontraba la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el vicepresidente de movilidad, transporte y sostenibilidad del Área Metropolitana (AMB), Antoni Poveda y el primer edil de Sant Adrià, Joan Callau.

Una cobertura ambiciosa

Los asistentes al evento dejaron en claro que, para el éxito de la ZBE catalana, se requiere el esfuerzo de quienes rigen las administraciones de los municipios implicados. Además, destacaron que las medidas paliativas adoptadas internacionalmente, no han sido suficientes para frenar significativamente la contaminación mundial.

Es por esto que estiman imperativo que la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona arranque comenzando el 2020. El proyecto será implementado en un área de 95 km cuadrados (aproximadamente 20 veces el tamaño de la almendra central). Abarcando los municipios Cornellá de Llobregat, Esplugues de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià de Besós.

Concretamente, se prevé que inicialmente la ZBE de Barcelona reduzca el tráfico en la zona por lo menos en 50.000 coches. Cifra que en un horizonte de 4 meses se espera alcance los 125.000 vehículos

Respaldando esta política, el conseller de Territori i Sostenibilitat, Damiá Calvet, señalo que “apuesta por extender las ZBE a todas las ciudades grandes de Cataluña, como medida correctora pero también preventiva”.

¿Cómo lo tomarán los ciudadanos?

Para dar un tiempo prudencial a que la ciudadanía se adapte a los cambios, se tiene previsto que las sanciones comiencen a aplicarse en el mes de abril. Éstas oscilarían entre 200 y 1.803 euros. Esperándose que al subir la demanda del transporte público, se generaría un incremento aproximado de un 20% en los pasajes.

Al respecto, Calvet mencionó que no sería fácil pedir a los ciudadanos que cambien hábitos que a veces tienen muy arraigados. Señalando además que  “el interés colectivo está muy por encima del personal y debemos preguntarnos cuántas cosas estamos dispuestos a cambiar para revertir la actual tendencia climática”.

Zona de Bajas Emisiones: una mirada a la experiencia en otras ciudades

ZBE Barcelona Zona de Bajas Emisiones
Barcelona.

Hacer un proyecto de esta envergadura sin tomar en consideración los éxitos o fracasos de otras experiencias similares sería un error. Es por esto que quienes formaron parte del equipo que desarrolló el proyecto para Barcelona, analizaron las zonas de bajas emisiones que han sido implementadas hasta el momento.

Las excepciones

Por supuesto, el primer proyecto revisado fue el de la ZBE de Madrid Central. Aunque el nuevo plan anticontaminación, Madrid 360, propone reducir la extensión de la ZBE de la capital española, el proyecto original sigue funcionando. 

En este sentido, la ZBE de Barcelona propone excepciones similares al proyecto de Madrid. Quedando planteado que los afectados por la medida sólo podrán circular 10 veces al año por la zona. Mientras que habrá una prórroga hasta 12 meses para vehículos de carga (camiones y furgonetas), y para colectivos de pasajeros (buses y autocares).

¿Qué hay acerca del uso de etiquetas?

En España el sistema fue propuesto por la Dirección General de Tráfico (DGT). Sin embargo, tuvo como antecedente las etiquetas de colores para señalar el grado de contaminación implementadas en Alemania, primera ciudad europea en hacerlo.

En Berlín los coches que no porten la etiqueta y circulen por la Zona de Bajas Emisiones son sancionados. En cambio, el porte físico de etiquetas en los coches por la ZBE de Barcelona no será obligatorio. A su vez, quienes no puedan circular serán controlados a través de los 70 lectores de matrículas que estarán ubicados en 40 puntos diferentes.

La zonificación

ZBE Barcelona Zona de Bajas Emisiones

En este sentido, la ZBE de Barcelona se fijó en la forma cómo se planteó el proyecto en Milán (Italia). En esta ciudad existen dos zonas diferenciadas. 

La primera comprende toda la urbe y no pueden circular vehículos diésel anteriores al 2005. Mientras que la segunda circunscribe el casco histórico, prohibiendo la circulación de vehículos diésel con más de 10 años, y se tiene que pagar un peaje de 5 euros. 

En el caso de Barcelona, también está planteado definir distintas zonas de bajas emisiones en un mediano plazo. De esta manera, se pretende extender la cobertura de la ZBE de Barcelona hacia otras ciudades como Sabadell y Granollers

En estas zonas, aunque se tendría la normativa de la ZBE de Barcelona como marco general para las regulaciones, se estudiaría localmente la adopción de nuevas medidas. En todo caso, habrá que esperar para evaluar el impacto real del proyecto y la receptividad que tendrá por parte de la ciudadanía.

Lo que no está en duda, es que la experiencia de otras ciudades, en cuanto a la definición de zonas de bajas emisiones, ha demostrado que la medida es efectiva para mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Esperemos que en Barcelona tenga igual o mejor efectividad y que se pueda coadyuvar a reducir el efecto de la contaminación ambiental y del cambio climático. Además, ¡los españoles lo merecemos!

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre