El uso de bicicletas eléctricas ya presentaba un crecimiento alto antes de la crisis del coronavirus. Según un estudio de la Asociación Nacional de Marcas del sector de la Bicicleta (AMBE), en 2019 se vendieron más de 300 bicicletas eléctricas por día. Y todo indica que la bicicleta saldrá muy reforzada como medio de transporte urbano luego de la pandemia.

Sin embargo, muchos usuarios nuevos aún no saben cuál es el funcionamiento de la bicicleta eléctrica. Para empezar, este vehículo se distingue al tener un motor eléctrico incorporado que facilita el movimiento de la rueda trasera. Este motor se ubica generalmente en la zona del pedalier.

Bicicletas eléctricas: una asistencia a la pedaleada

Pero hay que hacer una aclaración: es un sistema que asiste a la pedalada. Esto significa que para que el motor entre en funcionamiento hay que pedalear. El modelo más común es un sensor en los pedales que detecta la fuerza que hace el ciclista y ayuda proporcionalmente. Este motor para automáticamente cuando el ciclista aprieta el freno o cuando alcanza cierta velocidad.

La legislación de la Unión Europea considera bicicletas eléctricas a aquellos vehículos que cumplen estos 3 requisitos:

  • Sólo proporcionan asistencia mientras se pedalea. Pueden tener acelerador siempre y cuando este sólo sea efectivo cuando se pedalee.
  • El motor se desconecta a partir de 25 km/h.
  • Su potencia no es superior a 250 W

Al resto de las bicicletas eléctricas se las considera ciclomotores eléctricos, y requieren licencia de conducción y seguro específico de accidentes.

El motor de la bicicleta cuenta con una batería que es la que lo alimenta. Estas baterías se pueden cargar sin necesidad de extraerlas. Tienen una autonomía de entre 25 y 70 kilómetros, dependiendo del modelo. Se cargan al conectarse a una red eléctrica y tienen una vida útil de unos dos años de media.

Los modos de asistencia de las bicicletas eléctricas

Normalmente, las bicicletas eléctricas tienen varios modos de asistencia. En general son tres y se organizan a partir de la cantidad de ayuda que le ofrecen al usuario. La duración de la bateria es inversamente proporcional a la ayuda al pedaleo. Esto quiere decir que mientras más ayuda le ofrezca al ciclista, menos va a durar la batería. Ninguno de estos modos funcionará si se para de pedalear.

Un consejo para el usuario de bicicletas eléctricas es mantener una buena cadencia, como si fuese una bici sin motor. Además, conviene cambiar las marchas de uno en uno, ya que la cadena sufre más al tener un extra de potencia la pedalada, por lo tanto la cadena puede sufrir más. De esta manera, ni el motor ni la batería ni la cadena sufrirán tanto. 

Más sobre bicicletas eléctricas en Nueva Movilidad:

Fuente | Imágenes | Maillot Mag

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre