La oleada de restricciones sobre patinetes eléctricos en España continúa. Esta vez es la Capital de la Comarca de la Safor, Gandia. La ordenanza de la ciudad estaría obligando a los usuarios de patinetes eléctricos a usar de forma obligatoria casco y chaleco reflectante, además de obtener un seguro de responsabilidad.

Ángels Pérez, edil de seguridad y tráfico, manifestó que es imperativo que la nueva ordenanza de Gandia que contiene nuevas restricciones sobre patinetes eléctricos, se aplique cuanto antes, puesto que están “proliferando muchos vehículos de este tipo”.

La regulación de la Capital de Safor estaría actualmente en espera del informe jurídico para realizar la exposición pública y dar apertura a la fase de alegaciones. Se estima que, con la entrada en vigencia de la nueva regulación para patinetes eléctricos, los usuarios de estos VMP (Vehículos de Movilidad Personal) que incumplan con la normativa, tendrán sanciones de hasta 100 euros, sumado a la inmovilización del vehículo.

Un aspecto importante es que en Gandia estaría permitida la circulación de los patinetes eléctricos por aceras de más de dos metros y medio, carriles de bici y zonas peatonales, siendo este el único punto flexible para usuarios de VMP.

El uso obligatorio de implementos es la clave

Gandia Patinetes
La circulación en patinetes eléctricos sin casco podría acarrear una multa.

Realizando una comparativa en las restricciones sobre patinetes eléctricos, Gandia es la menos permisiva en la circulación de los VMP. Esto se debe a la obligatoriedad en el uso de elementos de protección.

Mientras en Valencia el uso del casco y chaleco reflectante es simplemente una recomendación al usuario de patinete eléctrico, en Gandia es una violación a la regulación local, a punto de emitirse.

Las restricciones sobre patinetes eléctricos adoptadas por Gandia, son respaldadas por la DGT (Dirección General de Tráfico), puesto que en 2016 cuando este organismo se pronunció para normar los VMP, solo se limitó a clasificarlos y descargó en los ayuntamientos la responsabilidad de realizar sus regulaciones locales. Esto mientras la DGT trabaja en una regulación nacional que de un funcionamiento homogéneo en España a los vehículos de Movilidad Personal.