Las scooters eléctricas están de vuelta a la ciudad de San Francisco. Luego de un tiempo sin ser vistas por las calles, la ciudad otorgó el permiso de circulación a dos compañías nuevas en el mercado: Scoot y Skip. Esta noticia tiene a los dueños de la reconocida marca de scooters eléctricas Lime bastante molestos, puesto que les fue negado el permiso después que ya habían comenzado operaciones en S.F.

Lime vs. San Francisco: conflicto de intereses

Lo que parecía ser una solución para el transporte sustentable y sin emisiones se ha convertido en una guerra campal. Y es que todo comenzó cuando las compañías Bird y Lime inundaron las calles de San Francisco con cientos de scooters eléctricas, lo que causó desorganización y caos, al estar los patines por todas partes, sin restricciones. Por este motivo, la ciudad detuvo las operaciones de Bird y Lime hasta tanto no se otorgaban los permisos y regulaciones del servicio.

La Agencia de Transporte Municipal de San Francisco (SFMTA, por sus siglas en inglés), dio un golpe duro al ego de Lime al decidirse por entregar permisos de operaciones a Scoot y Skip, compañías notablemente más pequeñas en el mercado de Scooters eléctricas.

En San Francisco, Scoot ha obtenido los permisos y ha puesto en circulación a su scooter eléctica de estilo ciclomotor.

Lime ha puesto sus intereses por encima de los de los usuarios y está haciendo todo lo posible por detener a Scoot y Skip, por lo que ha solicitado una revisión del proceso de estudios de permisos. A juicio de Lime, “el proceso de selección de las otras compañías de scooters eléctricas estuvo plagado de sesgos y SFMTA debería reconsiderar su decisión”. Estas declaraciones fueron refutadas por Dennis Herrera, Directora del Fiscal comunicaciones de la ciudad, quien expresó: “El proceso de permisos de la SFMTA para el programa piloto fue reflexivo, justo y transparente”.

Avance lento, pero legal

Por su parte, uno de los seleccionados, Scoot, ya tiene tiempo operando en la ciudad con scooters de estilo ciclomotor, por lo que el mercado eléctrico es nuevo para ellos, aunque su compañía fue fundada con más anterioridad que Lime. Skip dirige su crecimiento de forma cautelosa y se ha comprometido a no operar en nuevas ciudades hasta no obtener los permisos. Las ciudades en las que operan sus scooters eléctricas en la actualidad son: Portland, Washington DC, y Long Beach.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here