Aunque los expertos consideran que el hidrógeno es el combustible que en un futuro permitirá la movilización de vehículos de diferentes usos, con repostaje rápido y sencillo, el Mercedes GLC Fuel Cell es una prueba en el presente. Y la empresa alemana, Mercedes Benz, gracias a este vehículo de hidrógeno, del que se puede decir que es bifuel, lo ha hecho posible. 

Tecnología de avanzada

Este vehículo de hidrógeno no es un híbrido como tal, pues no tiene dos motorizaciones diferentes. Sin embargo, si cuenta con doble sistema de alimentación. Por una parte, puede usar la energía eléctrica de una batería y por otra, cuando ésta se agota, también es capaz de generar electricidad a partir del hidrógeno. De ahí que se pueda considerar bifuel.

Mercedes Benz, a través de un sistema que integra la pila de combustible con un equipo de baterías, permite que su vehículo de doble alimentación, sea capaz de recorrer hasta 51 kilómetros. Es semejante a un coche de gasolina con tecnología híbrida enchufable integrada. La diferencia está en que en este caso solo hay un motor eléctrico para movilizar el Mercedes GLC Fuel Cell.

Características del Mercedes GLC Fuel Cell

Mercedes Benz Hidrogeno

Con cero emisiones y con la contaminación sónica reducida a su mínimo nivel, este vehículo que circula normalmente como cualquier coche eléctrico, tiene además muy buena capacidad de aceleración, lograda por su potencia de propulsión de 211 caballos de fuerza.

Otra de las importantes características de este coche, es que ofrece una autonomía aproximada de 478 kilómetros, gracias a que puede transportar hasta 4,4 kilos de hidrógeno en sus dos depósitos, que tienen una cubierta exterior de fibra de carbono y van instalados en el piso del auto. Además, para el repostaje completo de los depósitos, solo requiere aproximadamente tres minutos, gracias a la tecnología de repostaje de hidrógeno a 700 bares de presión. 

Adicionalmente, el Mercedes GLC Fuel Cell cuenta con un programa de conducción, que permite al usuario seleccionar entre tres modos de administración de las fuentes de energía; el Eco, el Comfort y el Sport. Y dependiendo de la situación de conducción, el coche tiene la capacidad de adaptar al uso de sus dos fuentes de energía. También el conductor puede elegir entre cuatro modos para usar el sistema: hybrid, F-Cell, battery o charge.

El Mercedes GLC Fuel Cell ya está en producción

Mercedes GLC

El coche ya está a la venta, pero de manera muy limitada. La opción para adquirirlo la tienen empresas, mediante un leasing, que contribuyen en el proyecto para el desarrollo de esta nueva tecnología. Además, el Mercedes GLC Fuel Cell ya es un coche en producción, que combina dos de las tecnologías más avanzadas, las celdas de hidrógeno, con un sistema híbrido y enchufable. Aunque, realmente es de hidrógeno enchufable.

El Mercedes GLC Fuel Cell es un auto del presente, que adopta tecnologías y fuentes de energía consideradas del futuro, en una excelente combinación. Y lo mejor de todo, bajo una filosofía totalmente ecológica.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre