En los tiempos cercanos a finales de año, saldrá al mercado una línea de robotaxis de Waymo, a fin de impulsar este nuevo servicio de movilidad compartida en los Estados Unidos, según fuentes internas de la compañía norteamericana.

Los robotaxis de Waymo

Para el desarrollo de los robotaxis de Waymo, se han concentrado mayormente en la seguridad del servicio, por lo que no han de precipitarse, sino han de llevar un paso adecuado para garantizar la calidad, seguridad y sencillez de la línea de taxis autónomos.

Por ello, antes de realmente abrir sus puertas al público general, los robotaxis de Waymo se ubicarán únicamente en Phoenix Lake, California. Por los momentos, no hay anuncios de expansión ni de una aplicación, sino que será una especie de fase preliminar en el proyecto.

Se presume que la clientela de los robotaxis de Waymo provendrá de uno de sus programas, el Early Rider Program. Se estiman unas 400 familias con una trayectoria de más de 1 año conduciendo los vehículos de Waymo. Esto con el objetivo de que la primera visión que tenía la compañía de su servicio sea lo más específica posible, ¿y qué mejor manera de lograrlo que con personas que están acostumbradas a un servicio y pueden emitir una opinión analítica?

Robotaxi Waymo
Waymo se ha centrado en el desarrollo de la seguridad del vehículo para evitar accidentes como en el que Uber se vio involucrado.

Además, en esta etapa, habrán conductores de respaldo para prevenir inconvenientes, emergencias y accidentes que pudieran ser evitados. Así se evitarán siniestros, como el ocurrido con Uber en Pensilvania. Este suceso tuvo consecuencias letales y un atraso en el desarrollo de los vehículos autónomos como servicio de la compañía de movilidad más famosa a nivel mundial (Uber), por no mencionar el impacto en su reputación.

Desarrollo tras bambalinas

La línea de robotaxis de Waymo está tomando todas las precauciones posibles. Se consolidó con el estado de California, ganando la confianza de los reguladores con los datos de sus pruebas, obteniendo el permiso de tránsito para sus vehículos autónomos en Sillicon Valley. Esto los distingue de la competencia, pues sus rivales han batallado, en ocasiones sin éxito, de realizar pruebas en un ambiente urbano real.

El precio de los vehículos en sí y del servicio como tal, aún no se conoce. Se han concentrado tanto en el desarrollo de la línea de taxis autónomos que han dejado de lado el plan para que la inversión se convierta en ganancias. Sin embargo, desde Waymo aseguran que será un precio competitivo.

La estrategia de la línea de robotaxis de Waymo puede que sea cautelosa, pero a este paso ganará el respeto y confianza de los clientes con prontitud.