Volvo Cars y Luminar, empresa líder en el desarrollo de tecnología de detección y sensores para vehículos autónomos, están demostrando las capacidades de percepción y sensores LiDAR más avanzadas hasta la fecha en el Salón de Los Ángeles 2018.

El desarrollo continuo de la tecnología LiDAR, que utiliza señales láser pulsadas para detectar objetos, es un elemento crucial en la creación de automóviles autónomos seguros. Permite que los vehículos autónomos naveguen de manera segura en entornos de tráfico complejos y a velocidades más altas al proporcionarles a estos coches capacidades confiables de percepción de largo alcance.

Así es la visión artificial de Luminar.

Las nuevas capacidades de percepción desarrolladas por Luminar en colaboración con Volvo Cars hacen posible que el sistema detecte posturas humanas, incluidas extremidades individuales como brazos y piernas, un nivel de detalle que anteriormente no era posible con este tipo de sensor. La nueva tecnología también puede detectar objetos en un rango de hasta 250 metros, un rango mucho más amplio que cualquier tecnología LiDAR disponible actualmente.

A principios de este año, Volvo Cars adquirió una participación en Luminar a través de Volvo Cars Tech Fund, un fondo de inversión que apunta a empresas de alta tecnología.Esa inversión, la primera del Fondo Tecnológico, profundizó la colaboración existente de Volvo con Luminar, que se centró en el desarrollo y prueba de su tecnología de detección en automóviles Volvo. Volvo Cars es el primero de los socios de Luminar en aprovechar al máximo su plataforma de desarrollo de percepción expandida.

Volvo Cars presentó el concepto 360c, una visión holística de un futuro de viaje que es autónomo, eléctrico, conectado y seguro, en septiembre de este año. Imagina cuatro usos potenciales de los vehículos de conducción autónoma: un entorno para dormir, una oficina móvil, una sala de estar y un espacio de entretenimiento, que todos reinventan la forma en que las personas viajan. El 360c también presenta una propuesta para un estándar global sobre cómo los vehículos autónomos pueden comunicarse de manera segura con todos los demás usuarios de la carretera.