Después de un año de haber iniciado sus operaciones en la ciudad de Madrid, para Zity Carsharing la puesta en marcha del área Madrid Central convierte a la capital española en una ciudad modelo para el carsharing.

Así lo respalda un estudio reciente realizado conjuntamente entre Emov y Zity Carsharing, en el cual la mayoría de los madrileños (86%) estima que su salud está en riesgo debido a la calidad del aire, mientras que el 72% califica como importante mejorar la calidad del aire implementando regulaciones.

Javier Mateos, CEO de Zity Carsharing, declaró el domingo pasado en entrevista para “El Español” algunas consideraciones generales al respecto.

La expansión de Zity

Está planteada la entrada de Zity Carsharing a otras ciudades españolas como Barcelona, sin que ello signifique un cambio en la estrategia de servicios de la empresa. Sin embargo, dependiendo de las regulaciones y penalizaciones económicas al proyecto, habrá que trasladar algunas a las tarifas de los usuarios para garantizar una mínima rentabilidad a mediano o largo plazo.

Por otra parte, la manera en que Zity Carsharing espera diferenciarse de la competencia, al ser la cercanía el principal criterio de selección de los usuarios, es a través de los pequeños detalles como realizar el lanzamiento en el aeropuerto o pequeños cambios en su modelo de contratación.

Madrid Central y Zity

Zity Madrid

Aunque es difícil cuantificar el impacto real de Madrid Central en Zity Carsharing a tan poco tiempo de iniciado el proyecto, se ha evidenciado un crecimiento del 36% en los usuarios de la empresa.

Adicionalmente, para lograr una cobertura total es evidente profundizar en una pedagogía ecológica, que explique las ventajas del carsharing y rompa las barreras tradicionales al cambio. En este sentido, es fundamental la participación activa del Ayuntamiento de Madrid con sus regulaciones, por tener sus mensajes un mayor alcance dentro de la ciudadanía.

El carsharing eléctrico de Madrid

El carsharing eléctrico de Madrid es una referencia a nivel internacional, pues su evolución no es comparable en ninguna otra ciudad. Por esto, es necesario difundir globalmente la manera como se ha enfocado el carsharing madrileño, para que pueda exportarse el modelo a otros contextos internacionales.Respecto a las tarifas del carsharing, éstas son flexibles dependiendo de la demanda del servicio. Aún no se ha alcanzado el techo por lo cual el precio es deficitario, pero pudieran incrementarse o bajar.