El uso de coches autónomos ha sido un sueño de los entusiastas de la movilidad desde siempre. Sin embargo, una inteligencia artificial capaz de controlar un vehículo autónomo no es algo tan fácil de hacer. Durante los últimos años el avance de esta tecnología ha visto incluso algunos traspiés por accidentes causados por estos coches. Sin embargo, parece que aún hoy queda mucho por ver.

La base de una Inteligencia Artificial

En sus bases, una inteligencia artificial es en gran parte una inmensa base de datos. Es comparando estos datos con las situaciones que se le presentan en el mundo real que una inteligencia artificial conduce un coche autónomo.

Tal vez te interese: En el 2040 será posible eliminar los semáforos gracias a los coches autónomos.

El problema es que, si se incluyen demasiados datos, la inteligencia se vuelve lenta, pero con muy pocos se vuelve poco confiable. Así que se hace necesario encontrar un balance y mejorar lo más posible los datos incluidos para que la computadora pueda decidir correctamente.

¿Cómo se mejoran estas bases de datos? Con pruebas, muchas pruebas.

Todo simulado

coches autonomos MIT VISTA

Afortunadamente, gracias al nuevo sistema de simulación del MIT parece que será posible probar y entrenar estas inteligencias artificiales en un ambiente simulado.

En teoría, el ambiente simulado por el equipo del MIT es un mundo fotorrealista en el que estos coches autónomos pueden “conducir” sin riesgo alguno. Esto abre la puerta a un sinfín de posibilidades para entrenar y probar los coches autónomos en todo tipo de situaciones.

Con una VISTA lo más cercana posible al mundo real

El nombre del simulador utilizado por el MIT es Virtual Síntesis de Imagen y Transformación para Autonomía o VISTA en corto de sus siglas en inglés. Este simulador utiliza como base imágenes capturadas por conductores reales y es capaz de crear con ellas incluso simulaciones de situaciones cercanas a choques y accidentes.

Tal vez te interese: El Autopilot de Tesla salva a dos familias de estrellarse contra un árbol caído.

Gracias a esto, las inteligencias artificiales de los nuevos coches autónomos podrán experimentar problemas extremos sin arriesgar la seguridad de las personas.

Un futuro en desarrollo conjunto

El desarrollo del sistema VISTA es descrito en un paper del PhD Alexander Amini en conjunto con varios expertos en el área, como Julia Moseyko y Sertac Karaman, entre varios otros. Además, el trabajo de investigación se desarrolló con una colaboración con el instituto de investigación de Toyota.

Aunque aún queda mucho por ver del desarrollo y resultado de este entrenamiento debe decirse que las posibilidades a futuro son prometedoras. Después de todo, la capacidad de probar estos sistemas hasta lo más cerca de la perfección posible sin riesgo alguno no es algo para tomar a la ligera.

Fuentes: Mirage NewsMIT.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre