La fabricación de coches autónomos constituye una tendencia irreversible a nivel mundial. Junto con el desarrollo de vehículos eléctricos caracterizan la demanda de los actuales sistemas de trasporte, en función del desarrollo de las ciudades del futuro, llamadas también ciudades inteligentes.

Esto ha generado alianzas globales entre empresas especializadas en distintas áreas. Por ejemplo, las compañías de automóviles, empresas del sector de automatización y/o compañías de telecomunicaciones digitales.

En este orden de ideas, Google ha realizado varias alianzas para realizar pruebas en coches autónomos con automóviles de marcas como Toyota y Lexus. Waymo, subsidiaria de la misma casa matriz de Google, Alphabet Inc., con la empresa Fiat Chrysler, que incluyó al modelo de coche autónomo Pacífica Hibryd. También, Microsoft estuvo en una alianza con las compañías Nissan y Renault, buscando realzar la conectividad entre los coches. Y, más recientemente, Amazon y Ford se unieron para dotar a los coches con el asistente de voz Alexa.

Apple también quiere su lugar

VW y Applen tienen entre sus planes crear furgonetas autónomas, en especial la VW T6 Transporter.

Para no quedar atrás de sus competidores, la compañía californiana Apple logró establecer, inicialmente, acuerdos con los fabricantes de automóviles BMW y Mercedes Benz, pero éstos fueron rechazados posteriormente, según información dada a la prensa estadounidense, porque Apple no proporcionó planes atractivos a mediano o largo plazo, además de la implementación de software.

No obstante, los intentos fallidos en mayo del presente año, Apple cerró una alianza con la casa alemana Volkswagen (VW). El mismo establece el uso de las furgonetas VW T6 Transporter, para instalarles tecnología Apple de coches autónomos y probarla en recorridos internos que harían sus propios empleados. Ahora el proyecto ha evolucionado, y se habla de la inclusión de 500 Volkswagen Golf modificados en la búsqueda del coche autónomo de Apple.

Inicialmente, con las T6, la idea era conservar la carrocería alemana, incluyendo neumáticos y chasis originales, contando con elementos de control, programas, pantallas y sensores desarrollados por el gigante californiano de tecnología. Ahora, se utilizarán los Volkswagen Golf para que Apple pruebe el tren motriz y chasis diseñado para su coche eléctrico.

Finalmente, Apple aspira obtener la suficiente experiencia a través del acuerdo, para lograr desarrollar completamente su coche autónomo. Por su parte, Volkswagen ha realizado alianzas paralelas a la acordada con Apple, como la establecida con la empresa Waymo, que a mediano plazo, le permitan estar a la altura de sus competidores en el difícil mercado de producción de coches autónomos.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre