Durante 2019, la ya conocida empresa de patinetes eléctricos ha sido acreedora a casi cincuenta y dos multas, con un valor acumulado de más 5.000 euros. A pesar de las tácticas disuasivas del ayuntamiento barcelonés para que la compañía retire sus vehículos de las aceras de la ciudad, Reby se mantiene.

Los patinetes eléctricos de alquiler se quedan en Barcelona

De acuerdo con la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos vigente en Barcelona, los patinetes eléctricos de uso lucrativo, deben circular en compañía de un guía para evitar complicaciones y accidentes. Dado que los usuarios de los patinetes de Reby circulan por su cuenta, el ayuntamiento de la ciudad condal arguye su ilegalidad.

Por su parte, la empresa se respalda en una pequeña laguna de la normativa, pues la ordenanza únicamente señala que todos los patinetes eléctricos compartidos, con más de dos personas, deben «ir obligatoriamente acompañados de un guía.» Por lo tanto, la compañía de sharing de VMP sostiene que no se especifica nada sobre individuos que circulan solos, por lo que técnicamente sus usuarios no incurren en ninguna falta.

Adicionalmente la startup argumenta contar con un sistema de estacionamiento con candado en espacios definidos, para asegurar que sus usuarios dejen los patinetes sólo en lugares permitidos. La medida mencionada hace la gran diferencia con respecto a Wind, la empresa alemana sharing de VMP, que fracasó en cuestión de horas en Barcelona, gracias a las infracciones y retenciones de patinetes por parte del ayuntamiento de de la Ciudad Condal.

La mayoría de sanciones a Reby son motivadas por el estacionamiento inadecuado de sus patinetes eléctricos.

Aparcar en lugares prohibidos, la falta más recurrente entre los usuarios de Reby

A pesar de los esfuerzos que ha hecho al empresa por regular el aparcamiento; la gran mayoría de las multas que ha recibido Reby fueron originadas por decenas vehículos estacionados en lugares no apropiados.

Sobre ello, cabe destacar, que según la misma normativa local, está estrictamente prohibido que los vehículos de movilidad personal de tipo A y B sean atados a árboles, semáforos, bancos y otros elementos de mobiliario público. De la misma forma, son acreedores a una multa aquellos patinetes que sean aparcados en zonas de carga y descarga, aceras angostas, así como lugares destinados para otros usos como líneas peatonales, rampas para personas con capacidades diferentes y camellones.

El servicio de patinetes de alquiler de Reby sigue activo en Barcelona.

Por el momento los patinetes eléctricos de Reby siguen ocupando las calles de Barcelona ¿Tú de qué lado estás? No olvides compartir tu opinión junto con esta nota en tu perfil de Facebook y Twitter.