Actualmente, los fabricantes de coches buscan diversificar su negocio. Ya no se concentran solo en la venta, se interesan también en la movilidad. Quizás por eso SEAT está estudiando la posibilidad de entrar, en un futuro cercano, en el negocio de las motos eléctricas.

La firma analiza esta línea de negocio dentro del marco de la estrategia de micromovilidad, que lidera dentro del Grupo Volkswagen. En tal sentido ha decidido establecer una alianza SEAT-Silence, para vender las motos eléctricas Silence, tanto a flotas como a clientes particulares.

La Silence S01

SEAT venderá motos eléctricas de Silence

Entre las motos eléctricas de Silence que venderá SEAT, se encuentra la Silence S01. Se trata del primer modelo destinado al público desarrollado por la compañía española de las dos ruedas. Es bueno recordar algunas características de este modelo.  

Por ejemplo, la S01, para facilitar el proceso de carga a clientes que no dispongan de instalación propia, incorpora un sistema de batería extraíble de tipo «trolley«, denominada «Battery Pack Fast&Easy«. Este puede ser recargado donde se desee, como si se tratase de un teléfono móvil.

Es 100% eléctrica y maneja una autonomía de 115 km, además es capaz de desarrollar una velocidad máxima autolimitada de 100 km/h.

Y ya SEAT tiene algo de experiencia en el mercado de las dos ruedas, adquirida gracias al desarrollo, con el apoyo de Segway, de su primer patinete eléctrico: el SEAT eXS. Éste, junto al Minimó, que fue presentado este año en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, engloba el ‘concept car’, la estrategia de la marca en micromovilidad.

Con la mira puesta en el carsharing: el SEAT Minimó

SEAT venderá motos eléctricas de Silence

Presentado en febrero de 2019, este prototipo se destaca por ser un vehículo de movilidad urbana con capacidad para dos personas. El SEAT Minimó, además tiene una autonomía de más de 100 kilómetros, y es un coche conectado con 5G.

El anuncio del Minimó lo hizo el presidente de la compañía, Luca De Meo, quien afirmó “SEAT Minimó ha sido especialmente ingenierizado para adaptarse a las plataformas de movilidad que marcarán el futuro de la circulación en las ciudades, en las que el tráfico se va a restringir y solo unos pocos operadores van a poder ofrecer movilidad”

El vehículo solo mide 2,5 metros de longitud por 1,24 metros de ancho. Ocupa 3,1 metros cuadrados, frente a los 7,2 metros de un coche convencional. Estas dimensiones lo hacen muy fácil de aparcar, incluso en los lugares destinados a motos. En circulación, dos unidades juntas llegan a ocupar lo mismo que un coche de tamaño medio. Puede ser la solución a los problemas de las urbes y de los proveedores de ‘carsharing’

De Meo también anunció la creación de una ‘software house’ en la capital catalana. En ésta se emplearán más de 100 personas y su objetivo es fortalecer la red TI de centros de desarrollo de software del Grupo Volkswagen.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre