DeepScale es una Start-Up de inteligencia artificial (IA) enfocada en la Red Neuronal Profunda o Deep Neural Network (DNN), que ha sido recientemente adquirida por Tesla. El principal motivo que ha llevado a la compañía automotriz de Elon Musk es potenciar el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma. De esta forma, Tesla se sitúa un paso más cerca de lograr su objetivo más ansiado: desarrollar su propia flota de robotaxis.

Forrest Iandola, CEO de DeepScale, añadió a LinkedIn su nuevo cargo dentro del esquema de Tesla Motors: Científico Senior de Aprendizaje Automático. A raíz de esto, Iandola afirmó a través de una publicación que “me uní al equipo de Tesla Autopilot esta semana. Tengo muchas ganas de trabajar con algunas de las mentes más brillantes en conducción autónoma y aprendizaje profundo”.

Carver21, la apuesta de Tesla

Así funciona el sistema de detección de DeepScale.

En su carrera por el desarrollo de robotaxis, Tesla ha visto en DeepScale una oportunidad que no puede desperdiciar. Se trata de Carver21, el software de inteligencia artificial para coches desarrollado por la Start-Up.

Sobre el software desarrollado por DeepScale, Iandola asegura que “Carver21 está diseñado específicamente para adaptarse a sus necesidades de percepción, ya sea habilitando características de seguridad o activando funciones de conducción autónoma”.

El software está desarrollado basándose en sistemas informáticos de aprendizaje profundo. Esta área, cabe destacar, es del enfoque de Tesla, raíz por la cual se deriva el interés de la compañía de Elon Musk en DeepScale.

Una batalla por la captación de talentos

Tesla DeepScale

El equipo de DeepScale, por su parte, será un gran apoyo para el personal de Tesla especializado en el aprendizaje profundo y visión computarizada. De hecho, su contratación favorece al ambiente altamente competitivo que tienen dichas áreas en estos instantes.

Tesla Motors, a través de su historia, ha tenido más aciertos que errores atrayendo a los mejores talentos en IA. En especial, el éxito del equipo en su programa Autopilot (quienes ya han desarrollado su versión Tesla V10), ha hecho que muchas compañías que desarrollen tecnologías similares presten atención a sus profesionales con el objetivo de atraerlos.

Solo basta con echar un vistazo a las plantillas de empresas como Cruise, Lyft, Nvidia y Google. En estas compañías aparecen nombres que alguna vez estuvieron en la lista de empleados de Tesla Motors.

La inyección de confianza y de mano de obra que le brinda DeepScale a Tesla le permitirá avanzar en su carrera por el desarrollo de robotaxis. Elon Musk cree que la primera versión del software podrá ver la luz en el 2020. Sólo basta que sea probada para posteriormente tener la aprobación legal para que pueda ser publicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here