La ciudad de París no ha permanecido ajena a la tendencia mundial del uso de vehículos eléctricos. Actualmente tienen en marcha el proyecto Velig, que se enfoca en el alquiler de bicicletas eléctricas para el casco urbano de la ciudad. Además, sus habitantes ya cuentan con una gran número de patinetes eléctricos operados por la compañía californiana Lime, que a su vez comparte el mercado con otras pequeñas empresas en este segmento.

No obstante, Velig será complementado por otro programa de alquiler de bicicletas eléctricas denominado Veligo. La diferencia, básicamente consiste en la modalidad de alquiler del transporte y en el tipo de recorrido que pueden realizar con ellas sus usuarios.

Mientras que Velig, permite el uso de las bicicletas eléctricas por el área central y su alquiler es por horas, el programa Veligo tiene un mayor alcance, cubriendo hasta los alrededores del área metropolitana, con un tiempo mínimo de alquiler de un mes, durante el cual las bicicletas eléctricas permanecerían en casa de los usuarios.

Las bicicletas eléctricas colmarán París

El programa Veligo iniciará con la incursión de 10 mil e-bikes y cuenta con el respaldo de un consorcio de empresas.

Para el inicio de las operaciones de Veligo, la agencia regional de transporte Ile-de-France Mobilités (IDFM) planea la incursión de 10.000 bicicletas eléctricas y, de ser exitoso el programa, sería ampliado el número de vehículos a 20.000, lo cual constituiría hasta la fecha la flota más grande del mundo de este tipo.

El costo unitario de alquiler de las bicicletas eléctricas está estimado en 40 euros por mes, pero al igual que ocurre con los pases del metro en París, los empleadores pueden subsidiar la mitad del costo de alquiler, lo cual reduciría éste a solo a 20 euros para los usuarios.

El programa Veligo, después que apenas hace cuatro meses se decidiese en París detener el  programa de intercambio de coches Autolib by Balloré, afianza la tendencia de la ciudad de migrar la movilidad de automóviles hacia el uso de bicicletas eléctricas. Esto beneficiaría a los residentes de París, debido al hecho de que Veligo causaría menos contaminación ambiental y reduciría la congestión del tránsito citadino.

La iniciativa será administrada por un consorcio de empresas respaldada por el servicio postal de Francia La Poste, y dispone de un presupuesto de 111 millones de euros para realizar operaciones durante los primeros seis años. Todo parece indicar, según Valerie Pecresse, Jefa Regional de IDFM, que los parisinos contarán con una forma ecológica para viajes cortos.

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre