A inicios del mes de octubre se celebró en París la feria mundial más antigua del automóvil: Salón del Automóvil de París, en su versión 2018. Allí, estuvieron presentes prestigiosas compañías internacionales de la industria automovilística exponiendo sus más recientes productos y tecnologías. Entre éstas, una de las propuestas que llama más la atención en la actualidad, es el uso del hidrógeno como alternativa de combustible, no contaminante, en los coches del futuro.

En ésta década, compañías como Mercedes Benz, Peugeot, General Motors, Ford, BMW y Volkswagen, entre otras, tienen modelos de automóviles que trabajan con hidrógeno. En éstos, una opción que gana cada vez más adeptos, es el uso de la pila de combustible, en la cual el gas al ser mezclado con oxígeno mediante un proceso electroquímico, genera la electricidad requerida para la propulsión del coche, emitiendo solamente vapor de agua y nitrógeno al ambiente.

Hyundai NEXO, el automóvil a hidrógeno

En tan sólo 5 minutos, NEXO habrá repostado suficiente hidrógeno para tener un rendimiento similar al de un coche puramente eléctrico.

Según lo expresa el Dr. Woong-chul Yang, vicepresidente de la compañía surcoreana Hyundai, esta es la tecnología de la sostenibilidad del futuro en la industria automovilística, incluso con preponderancia sobre el empleo de coches que utilizan energía eléctrica o los modelos de tipo híbrido. Por ello, ésta es principal fortaleza del coche que presentaron en la feria: el NEXO.

Entre otras ventajas, el NEXO filtra el doble de partículas de contaminación ambiental que la que reducen coches de combustión diésel. Además, al disponer de pila de combustión, el coche a hidrógeno no requiere enchufes para la recarga, como los coches eléctricos, necesitando solamente de cinco minutos para realizarla. Siendo suficiente para alcanzar una autonomía similar a la de los coches a combustión diésel o por gasóleo.

Aún con estas prerrogativas, hay quienes opinan que, al igual que España, muchos países no cuentan con la infraestructura adecuada para los coches propulsados por hidrógeno. Basta con comparar los 6 puntos de recarga de hidrógeno que posee España, con los 91, 45 y 40, que poseen en la actualidad respectivamente Japón, Alemania y Estados Unidos.

Por otra parte, al ser el hidrógeno generado como subproducto por refinadoras de petróleo, seguiría la dependencia mundial de los mismos países productores de combustibles fósiles. Para colmo, la diferencia del precio de los coches a hidrógeno es significativa. El NEXO, por ejemplo, se estima que estaría a la venta por 70.000 euros. Entonces,  todavía quedan dudas sobre cuál será el mejor combustible automovilístico para el futuro.

Fuente: El Español

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here