Lejos de ser una moda pasajera, los patinetes eléctricos están demostrando que, al menos en Madrid y otras grandes ciudades, han llegado para quedarse. Debido, entre otras cosas, a su facilidad de conducción, los patinetes eléctricos se están convirtiendo en la estrella de los vehículos de movilidad personal (VMP). Veamos algunas de las razones de este fenómeno urbano.

La primera ventaja notable del patinete eléctrico como método de transporte alternativo es que no contamina. Esto se aplica tanto a su producción como al uso del patinete. Desde el punto de vista de su fabricación, ocupa menos piezas y demanda de equipos menos complejos, lo que abarata costes y emite menos residuos. Además, no requiere combustibles fósiles para su funcionamiento, por lo que no daña el medio ambiente.

Autonomía y versatilidad: las ventajas de los patinetes eléctricos

La segunda ventaja de los patinetes eléctricos es la reducción de espacio. Este vehículo permite ser almacenado en cualquier lugar con mucha comodidad. Muchos de los modelos son plegables y se pueden llevar en el transporte. Es una excelente manera de sortear definitivamente los atascos que producen los coches. Además, existe la posibilidad de que dentro de poco existan aparcamientos exclusivos para patinetes eléctricos, lo que facilitaría el desplazamiento.

Aunque dependerá de la marca y el modelo elegido, los patinetes eléctricos tienen una notable autonomía. Se pueden utilizar durante 10, 20 o 40 kilómetros sin necesidad de carga, lo que representa una ventaja considerable sobre otros vehículos. Eso significa que, según la velocidad máxima, se puede conducir un patinete eléctrico durante 2 o 3 horas ininterrumpidas antes de necesitar recargar sus baterías.

Comparados con los vehículos tradicionales, los patinetes eléctricos son muy baratos

Otra de las ventajas de los patinetes eléctricos es la reducción de los costos. El patinete eléctrico es un producto muy barato si lo comparamos con los vehículos tradicionales. Incluso los modelos de gama alta pueden parecer asequibles de acuerdo a sus prestaciones, comodidades y autonomía. En este sentido, varias comunidades de España ofrecen ayudas para la compra de patinetes eléctricos.

Por otro lado, estos vehículos ofrecen un mantenimiento muy sencillo. Al ser productos compactos, prácticamente no requieren mantenimiento. Esto es una ventaja, porque cualquier persona con los conocimientos básicos sobre el funcionamiento de su patinete eléctrico puede repararlo o mejorarlo. Esta característica abarata el costo global del vehículo aún más. Aquí tienes cinco consejos para mantener el patinete como nuevo sin esfuerzo.

Según un informe de la consultora Deloitte, el uso de los patinetes eléctricos está creciendo en varias ciudades del mundo. Este cambio a medio alternativos supone una importante reducción tanto del consumo energético como en las emisiones de partículas, que resultan nocivas para la salud de los ciudadanos. De esta manera, utilizando un patinete eléctrico se colabora a la limpieza ambiental de la ciudad.

Más sobre patinetes eléctricos en Nueva Movilidad:

Vía | Madrid Diario

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre