Los patinetes eléctricos vinieron a cambiar radicalmente los desplazamientos urbanos. Sin embargo, aún le quedan algunos desafíos. Uno de ellos es ofrecer comodidad en viajes a través de superficies irregulares. Muchas veces, los conductores de patinetes sienten las grietas del pavimento directamente en la parte baja de la espalda. Como la compañía Hunter, Splach cree que la clave para resolver esto está en la suspensión. 

Lo que distingue a los patinetes Splach es la suspensión delantera y trasera ajustable. Es de tipo elástico, como si fuera una motocicleta de motocross o un saltador. La compañía espera que esta característica, que permite una conducción mucho más cómoda, distinga a estos patinetes del resto en un mercado muy competitivo. Además, incluyen una pantalla LCD incorporada y un sofisticado diseño plegable.

Los dos modelos de un patinete eléctrico cómodo y elegante

La compañía con sede en California ofrece dos variantes de su patinete Splach: el Ranger y el Turbo. El Ranger es el más barato del par. Ofrece una batería de 36 V, una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora y un motor de 500 W. El Turbo incluye un motor más potente de 800W y una batería de 52V, lo que se traduce en una velocidad máxima más alta de 45 kilómetros por hora.

Splach monta una llanta neumática de 8.5 pulgadas en la parte delantera y una llanta sólida de 8 pulgadas en la parte trasera. Este rodado, sumado a la suspensión, hace que la conducción de este patinete eléctrico sea mucho más suave y fluida. Además, es un vehículo potente: permite subir por superficies inclinadas hasta un 25% con solidez. Por otro lado, el sistema de suspensión puede ser ajustado manualmente para adaptarse a las condiciones del conductor y de la carretera.

Un proyecto de patinete eléctrico creado a través del crowfunding

Además de todo esto, los patinetes eléctricos de Splach tienen iluminación LED incorporada y un sistema de bloqueo basado en NFC para reducir el riesgo de robo. A través de un doble puerto de carga, el tiempo de recarga total se reduce de seis horas a tres. Por último, cuenta con frenos de tambor delanteros y traseros.

Como el proyecto de bicicleta eléctrica Reevo, la compañía Splach lanzó una campaña de financiación colectiva a través de Indiegogo. Fue lanzado en mayo de 2020 y superó su objetivo de recaudación de fondos con facilidad. Los primeros envíos serán lanzados en noviembre. El precio es $769 por el modelo Ranger, y $829 por el modelo Turbo.

Más sobre patinetes eléctricos en Nueva Movilidad:

Vía | Input Mag

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre