Hace algunos meses habíamos informado que el Ayuntamiento de Barcelona prepara el concurso de patinetes eléctricos para el próximo verano. Seguramente, será un servicio demandado: según datos del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) desde 2017, el uso de patinete eléctrico se multiplicó por cuatro. El informe sostiene que entre el 2017 y el 2019, la apuesta por este transporte se cuadriplicó: de los 10.000 movimientos diarios pasó a los 40.000.

El informe analizó el comportamiento y el perfil de los usuarios de los vehículos de movilidad personal, la mayoría patinetes eléctricos. En las conclusiones, se estima que cerca de 118.000 personas son usuarias habituales u ocasionales de este vehículo. Comparativamente, el uso de patinete eléctrico representa el 0,4% de los desplazamientos en el área metropolitana de Barcelona. Mientras que más de 40.000 personas tienen uno o más patinetes en su hogar.

Entre 30 y 40 años: el perfil de los usuarios de patinete eléctrico en Barcelona

Respecto al uso del patinete eléctrico compartido, en Barcelona operan sólo tres empresas de este tipo tras la irrupción de este vehículo entre 2017 y 2018. Esto provocó conflictos entre empresas y administraciones locales en toda España y Europa. Es por eso que este sector está a la espera del reparto de permisos, que, en teoría, llegaría este verano. Este concurso deberá determinar, también, en qué lugares de la vía pública se pueden estacionar.

Según el informe, aproximadamente la mitad de las personas que utilizan patinete eléctrico en Barcelona tienen entre 30 y 44 años y son mayoritariamente hombres (60-70%). Por otro lado, el 54% de los desplazamientos con VMP son por motivos de trabajo o estudios, y el 46% por motivos personales. Estos viajes tienen una duración media de 15 minutos y se producen mayoritariamente en el continuo urbano de Barcelona. Además, las personas que usan estos vehículos van menos a pie y en coche que la media de la población.

A pesar del crecimiento del uso de patinetes eléctricos, hay confusión sobre la normativa

Uno de los problemas centrales del uso de patinetes eléctricos es que hay todavía demasiada confusión sobre la normativa vigente. Según el informe, la normativa sigue siendo confusa al no haber un marco normativo común en el ámbito europeo y al existir todavía algunas diferencias entre municipios. Para resolver esta problemática, se propone homogeneizar las ordenanzas municipales en esta materia. Además, se sugiere informar a la ciudadanía y a los cuerpos de policía local sobre la normativa.

Según datos del Ayuntamiento de Barcelona, en la ciudad se produjeron 490 accidentes con vehículos de movilidad personal implicados en 2019. Esta cifra incluye  tres heridos graves. La accidentalidad de vehículos de movilidad personal y patinete eléctrico es prácticamente tres veces más elevada que la de los desplazamientos en bicicleta. Una mejor distribución del  espacio público sería una forma eficiente de disminuir los accidentes e impulsar la movilidad sostenible.

Más sobre patinetes eléctricos en Nueva Movilidad:

Vía | 20minutos

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre