Definitivamente, la pandemia de coronavirus ha cambiado varias dimensiones de la industria de la movilidad. Ya sea si hablamos de bicicletas eléctricascarsharing, o carriles bici, a un año del comienzo de la pandemia, las consecuencias, buenas y malas, son notorias. En este contexto aparece Blacklane, una nueva empresa de servicio de chófer, que está desafiando directamente a Uber y Lyft en el negocio de los viajes de pasajeros de corta distancia, concretamente el servicio de automóviles “black”, de alta gama.

El servicio de chófer de alta gama de Blacklane llega a Nueva York y busca expandirse por todo el mundo

Con sede en Berlín, Blacklane acaba de lanzar el servicio en la ciudad de Nueva York. Desde la pandemia, la empresa comenzó a ofrecer servicio de ciudad a ciudad por tarifas fijas. Antes de eso, su mercado principal era el servicio a los principales aeropuertos, pero el efecto de la pandemia en los viajes aéreos obligó a este cambio de servicio. En las próximas semanas, Blacklane extenderá su servicio a docenas de ciudades de los Estados Unidos y del mundo. Entre otras, se lanzará a Boston, Chicago, Londres, París y Milán.

Por otro lado, Blacklane busca diferenciarse de Uber y Lyft a partir de los conductores. Según la empresa, ofrece conductores profesionales capacitados y motivados. Los vehículos que ofrece Blacklane son de lujo, e incluyen sedán Mercedes y Cadillacs. Según el CEO, la empresa está capitalizando la estructura del negocio de las limusinas, que a menudo dejaba a los conductores inactivos o conduciendo automóviles vacíos el 80 por ciento del tiempo. Además, siempre según el CEO, Blacklane planeaba salir a la bolsa en 2022, pero ero ahora esperará hasta 2023 o incluso más tarde.

Blacklane, un servicio de chófer con autos eléctricos y de lujo

En un mercado de carsharing dominado por  Uber y Lyft, Blacklane se había concentrado en transporte hacia los aeropuertos. Con este servicio, la empresa de carsharing estaba disponible en 300 ciudades de todo el mundo. Con el nuevo servicio para el centro de la ciudad, Blacklane espera atraer a la misma audiencia empresarial y preocupada por la seguridad. Combina un servicio de limusina de lujo tradicional con la comodidad de una aplicación de reserva.

Al igual que las medidas de seguridad e higiene y la aparición de carriles bici, la pandemia de coronavirus ha provocado el cambio de servicio de Blacklane. Por otro lado, el mes pasado la compañía adquirió una participación mayoritaria en Havn, el servicio de chófer totalmente eléctrico lanzado por Jaguar Land Rover en 2019. El proyecto de la empresa es realizar una transición a una flota totalmente eléctrica.

Más sobre Movilidad Compartida en Nueva Movilidad:

Con info de | WSJ

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre