No hay ninguna duda de que los vehículos eléctricos se seguirán expandiendo en Europa. Es más: se calcula que el mercado de la bicicleta eléctrica en Europa se triplicará en los próximos cinco años. El caso de los patinetes eléctricos es similar. Este creciente uso requiere una legislación más estricta sobre los patinetes eléctricos. Hace algunos días, el Parlamento Europeo sostuvo la necesidad de que haya más regulaciones sobre el patinete eléctrico

eCall: el nuevo sistema del Parlamento Europeo para regular el patinete eléctrico

La propuesta del Parlamento Europeo se tradujo en un paquete de medidas para estandarizar las normas comunitarias. Este paquete fue aprobado. Además de exigir más controles también para los patinetes eléctricos, la Comisión establece la introducción del sistema ‘eCall’. Se trata de un dispositivo automático de llamada de emergencia que salva vidas. Aún no se ha anunciado de qué forma funcionará este sistema. La propuesta del Parlamento se basa en cifras impresionantes: en 2019, 22.800 personas murieron en la calle en Europa y unas 135.000 resultaron gravemente heridas. 

Estas medidas del Parlamento Europeo reflejan los avances en materia regulatoria en España. A partir del 2 de enero se empezó a aplicar la nueva normativa de patinetes eléctricos de la Dirección General de Tránsito. Tras la reglamentación, los grandes ayuntamientos han empezado a aplicarla y a imponer sanciones tanto a los patinetes eléctricos como a otros vehículos de movilidad personal. Por ejemplo, solo durante enero, en Barcelona se pusieron 1.736 multas por infracciones de patinetes eléctricos.

Aumenta el uso del patinete eléctrico y se actualizan las regulaciones

Según la normativa española, la velocidad máxima de un patinete eléctrico debe ser de 25 kilómetros por hora. Además, el patinete eléctrico deberá cumplir varias normas de circulación. Entre otras, no podrá circular ni estacionar por la acera, ni tampoco ir a contramano. Para cruzar un paso de peatones lo debe de hacer igual que un ciclista o un conductor de moto. El incumplimiento de esta norma ya se puede multar y el precio de sanción mínimo es de 500 euros más la retirada del vehículo.

El anuncio de las nuevas medidas del Parlamento Europeo se da en un contexto particular. El momento de post pandemia marca un un reinicio verde para los patinetes eléctricos. Los usuarios valoran la practicidad, seguridad y sostenibilidad de este vehículo de movilidad personal, pero también relativamente es asequible tanto a la hora de comprarlo, alquilarlo o mantenerlo. Y este aumento del uso debe traducirse en una actualización de las normativas.

Otras noticias sobre movilidad compartida en Nueva Movilidad:

Vía | Moto.it

Responder

Introduce tu comentario
Introduce tu nombre